Compartir:    

Artículos > Monero, aprender esperanto con una moneda criptográfica

por Alexis Ulrich  LinkedIn

Un mundo, un idioma, una moneda (Unu mondo, unu lingvo, unu mono).
Este lema de universalidad en esperanto grabado en el anverso de las monedas de 1 stelo de 1959 expresa la unidad buscada por los esperantistas en la promoción de esta lengua auxiliar internacional cuya historia comienza a principios del siglo XX. Varias monedas esperantistas ya se han creado, y la reciente creación de una moneda criptográfica con nombre evocador, el monero, muestra lo fácil que es crear palabras en esperanto gracias al sistema de afijos de este lenguaje.

El spesmilo

Moneda de 1 spesmilo

La primera moneda esperantista fue el spesmilo, propuesto en mayo de 1907 por el suizo René de Saussure. Con un valor de 0,733 gramos de oro fino, en ese momento 50 centavos de dólar estadounidense, o 2 chelines británicos de oro, un spesmilo se divide en 1 000 spesoj. La palabra spesmilo significa además «mil spesoj», el speso siendo la unidad base. Monedas de un spemilo y de dos spesmiloj han sido acuñadas por la empresa suiza Holy Frères para presentar en el Congreso Mundial de Esperanto de Berna de 1913. En esta ocasión, una moneda de oro de 50 spesmiloj fue ofrecida a Ludwik Lejzer Zamenhof, creador del esperanto.

En 1907, el alemán Herbert F. Höveler funde la Ĉekbanko esperantista, Banco de cheques esperantista. Con sede en Londres y sucursales en Dresde y Moscú, hace posible dibujar cheques denominados en spesmiloj, ampliamente utilizados por la comunidad esperantista de la época. El 30 de abril de 1914, el banco registra 730 cuentas distribuidas en 320 ciudades y 43 países. Desafortunadamente, se liquida a la muerte de Höveler en 1918, ningún sucesor siendo dispuesto a hacerse cargo.

El proyecto reanuda la vida en 1927, cuando Dreves Uitterdijk y J. Hengel funden la Universala Spesmila Banko, o Banco Universal Spesmila, en Laren, en los Países Bajos. Varios billetes denominados en spesmiloj se crean, la moneda siendo siempre convertible en oro, pero el proyecto colapsó al comienzo de los años 30.

El stelo

Moneda de 25 steloj

Una segunda moneda nace en 1959: el stelo, o «estrella» en esperanto. Creada por la Universala Ligo, o Liga Universal, una organización con sede en los Países Bajos, comienza en forma de cupones de un valor de 1 stelo, y después 10 000 monedas de 1 stelo de bronce son acuñadas en 1959, y también 10 000 monedas de 5 steloj de latón y 10 000 monedas de 10 steloj de cuproníquel. Están seguidas en 1965 por monedas de 25 steloj (1 000 ejemplares de cuproníquel, 5 000 de plata y 10 de oro). Si estas monedas tienen cierto valor numismático, es difícil saber si realmente se usaron como moneda. Más bien se pueden considerar medallas de recuerdo o fichas.

Ficha de 1 stelo

En la década 2010, fichas de plástico de 1, 3 y 10 steloj se usan durante los eventos esperantistas. En el anverso de la moneda de 10 steloj hay un cocodrilo, juego de palabras en esperanto, dado que «krokodili» significa «hablar en un idioma nacional», lo que suele suceder después de unos tragos, que se beben en bares sirviendo bebidas sin alcohol, o «gufujo» (de guf, búho real, y ujo, nido). El anverso de la moneda de 1 stelo representa un búho real. En cuanto al de la moneda de 3 steloj, está decorado con un loro, pájaro que habla mucho. Estas monedas son administradas por un consejo llamado Stelaro quien establece su precio. En Abril de 2017, el valor del stelo estaba en los alrededores de 0,24 euros.

Monedas de 100 steloj

Para el 150o aniversario del nacimiento de René de Saussure, Walter Klag, esperantista austriaco, hace acuñar por la Casa de la Moneda de Austria 1 000 ejemplares de una moneda de plata de una onza, que tiene el valor nominal de 100 steloj.
Estas monedas todavía están disponibles para la venta: más información en alemán (pdf) y en esperanto (pdf).

El mono

Billete de 100 Monoj

En 2008, el artista franco-danés Daniel Salomon funde la Sennacia Banko, o «Banco sin naciones» en esperanto, a través de la organización esperantista no oficial Heliko, o «caracol» en esperanto. Este «banco» en forma de rendimiento artístico propone billetes de 100 monoj, denominados en monoj, o «moneda» en esperanto. Incluso si esta moneda es solo un proyecto artístico, los billetes de buena calidad son producidos por una impresora de billetes en Asia, mostrando en una de las caras un retrato de Ludwik Lejzer Zamenhof, el creador del esperanto, y en la otra un caracol, representando a Heliko.

El monero

Logo monero El 18 de abril de 2014, una nueva moneda criptográfica se crea tras el Bitcoin: el monero (o «moneda», en esperanto). Esta es una moneda electrónica descentralizada, basada en un blockchain, o cadena de bloques (el libro de cuentas de todas las transacciones realizadas), la misma tecnología que la del Bitcoin. Esta moneda tiene dos características principales: es anónima (no se puede conocer las transacciones pasadas, las cuentas utilizadas, ni el importe intercambiado), y no es muy intensiva en recursos de calculo. De hecho, para validar las transacciones e inscribirlas en la cadena de bloques, lo que se llama «minar», se debe hacer una resolución de cálculos que se ve recompensada por la creación de nuevas unidades monetarias. La minería se hace directamente en el procesador de la computadora, sin necesidad de una máquina dedicada, permitiendo que todos participen en el experimento y creen sus propias monedas. En octubre de 2017, un monero vale cerca de 75 euros y la capitalización del monero excede los 1,13 mil millones de euros.

Léxico y formación de palabras en esperanto

Si el monero no está afiliado a la comunidad esperantista, su nombre es indiscutiblemente esperanto, y es posible a partir de ahí crear todo un vocabulario usando el sistema de afijos de esta lengua universal.

En esperanto, la palabra mono, «moneda», es un préstamo del inglés money. Su raíz mon- es sufijo por -o, para formar el sustantivo. Se descubre el principio de la creación de vocabulario en esperanto: la adición de morfemas invariables a un radical para expresar una característica gramatical (aquí, la del sustantivo, o nombre).

Si agregamos el afijo -er, que expresa la singularidad, la individualidad o la unidad, creamos la palabra monero, «moneda, unidad monetaria», también sufija por -o para hacer un nombre.

La marca plural de los sustantivos y adjetivos es -j en esperanto. Así, moneroj, plural de monero, significa «monedas, unidades monetarias».

El afijo -uj- expresa el concepto de contenedor. Una cartera para monero, o wallet, se dice monerujo.

Para traducir el concepto de blockchain, podemos considerar que la cadena de bloques es el lugar (sufijo -ej) donde esta el monero. Lo llamaremos: monerejo.

En cuanto al afijo -ar, por la idea de grupo o de colección, se puede usar para crear moneraro, la comunidad alrededor de esta moneda, compuesta de moneranoj, gracias al afijo -an, «miembro». Esta comunidad está compuesta de moneĉjoj y de monenjoj, de los afijos cariñosos -ĉj- (masculino) y -nj- (femenino).

Para indicar una profesión, un profesional, o alguien que tiene una actividad regular, usamos el afijo -ist. Así, moneristo es un profesional del monero. Pero al desarrollador monero se le llama monerigo, él que hace algo, indicado por el afixo -ig.

A las personas que conservan sus moneroj, a menudo con el objetivo de que su valor crezca significativamente, se las llaman moneringoj, el afijo -ing- expresando la idea de poseer algo. En la jerga de las cryptomonedas, también se llaman HODLers, para Hold On for Dear Life («Espera de por vida»), juego de palabras basado en el verbo to hold (poseer).

A partir de este ejemplo, basado en un único radical expresando el concepto de moneda, es muy fácil formar toda una serie de palabras gracias al lado aglutinante del esperanto y a su regularidad, lo que lo convierte en una lengua muy productiva y fácil de aprender. En cuanto a si el monero será la próxima moneda de la comunidad esperantista, solo el tiempo nos dirá.

Este sitio utiliza cookies con fines estadísticos y de publicidad. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies.